Ella encontró a esta bebé en la basura, mira como está dos años después

Sarah Conque, una chica de 28 años que vive en el Sur de Luisiana, ayuda a innumerables niños a crecer y desarrollarse como parte de su labor en el Centro Médico Infantil de Danita. Un día en el centro, una mujer se acercó a Sarah con una bebé (La bebé de la foto), quien declaraba ser la tía, le pidió que si podían revisarla porque se encontraba en muy malas condiciones y parecía tener un grave caso de hidrocefalia. Sarah no dudo y le aseguró un puesto en la lista de espera para ser operada. La operación de Nika (Así se llamaba la bebé) salió bien y, finalmente, Nika podía irse a casa. Pero por desgracia, su tía la había abandonado en el hospital. Enseguida Sarah se comunicó varias veces por teléfono con la tia para que viniera por ella, tras muchas llamadas y ruegos por fin pudieron convencerla de que volviera a recoger a Nika, pero finalmente se descubrió que realmente era la madre y no la tia de Nika.

Sarah le pidió a la señora que, por favor, siguiera trayendo a la bebé a visitas medicas, le dijo que el estigma de tener a una niña discapacitada era más de lo que podía soportar, entonces la madre aceptó, pero nunca lo cumplio, no regreso jamás al Centro Médico. Sarah preocupada creyendo que tal vez le sucedió algo se vio obligada a ir a casa de Nika. Lo que allí encontró le partió el corazón. Nika estaba sola en casa, rodeada de basura. No podría creerlo. Enseguida, sin dudarlo, agarró a la bebé y se la llevó al centro medico. Nika se encotraba gravemente en malas condiciones, los doctores le dijeron a Sarah que las posibilidades de supervivencia eran muy bajas. Pero Nika luchó, y lo mismo hizo Sarah. Nika empezó a recuperarse. 6 meses más tarde, Sarah se convirtió en la cuidadora de Nika las 24 horas del día y en su tutora legal. Los cambios que ha logrado Nika son impresionantes.

LEER MAS  Los famosos expresan en las redes sociales su tristeza por la muerte de José José

Ahora, con 2 años de edad, Nika ha superado todos los pronósticos. Sarah pudo hacer que Nika fuera a EEUU con un visado médico, donde logró ser tratada de la mejor manera, lo que mejoró drásticamente su vida. Quién iba a pensar que, durante un viaje de ayuda humanitaria a Haití, trabajando con niños discapacitados en un centro médico infantil sin ánimo de lucro, Sarah se convertiría en un milagro para Nika y todo gracias a su titulación como Especialista en Recreación Terapéutica y sobre todo por su gran bondad hacia las personas.

Sarah ha sido entrevistada en muchas ocaciones por la prensa, le preguntaron que fue lo que sintió cuando vio a la bebé en una pila de basura y de qué fue lo se le vino a la mente cuando los médicos o doctores le dijeron que las probabilidades de que Nika pudiese recuperarse eran muy bajas. Ella ha contestado que al encontrar a Nika entre toda esa basura sintió que todos sus peores temores se habían convertido en realidad y que no podía creer lo que estaba viendo, sentía tristesa, pero a la vez enojo hacia a la madre (si es que se le puede llamar “madre” a esa cosa).

Sobre lo que se le vino a la mente cuando los doctores le dijeron que las posibilidades de supervivencia eran muy bajas dijo que ella sólo podía pensar en tener esperanza, si ella encontró a la bebé eso quiere decir que Dios quiso que la encontrasé para salvarla y entonces mantuvo la esperanza de que Nika pudiese salir bien de las malas condiciones en la que se encontraba.

LEER MAS  La encontraron culpable y pagara una sentencia por matar a su padrastro que la violo repetidas veces. ¿ Estas de Acuerdo?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *